viernes, 30 de noviembre de 2012

¿Racionalizar la organización o distribuir la miseria?

Esta es la traducción a mi vocabulario personal del dilema al que se enfrentan los gestores públicos de TI. 

Después de tres años seguidos de recorte presupuestario (y lo que te rondaré, moreno) yo creo que ya es el momento de dejar de repetir esa tontería de "hacer más con menos" y empezar a hacer de la necesidad virtud: revisar qué hacemos, cómo lo hacemos y cuánto nos cuesta. 

Y a la vista de lo que podemos -o más exactamente, de lo que NO podemos permitirnos-  descartar aquello que no tiene sentido seguir haciendo, seleccionar lo que inexcusablemente tenemos que hacer y cambiar (a mejor, ¡ojo!) la manera en la que lo hacemos.

¿Alguno de nosotros, en sus finanzas personales ha aplicado esa tontería de "voy a hacer más con menos"? Ejemplo: mis ingresos han disminuido, pero ¡voy a hacer más con menos, en lugar de ir de vacaciones a mi pueblo me marcho a Finlandia!. O mi hipoteca ha subido, pero ¡voy a hacer más con menos, voy a cambiar mi utilitario por un deportivo!

Pues por favor, gobernantes, políticos, directivos, ejecutivos, gurús... si en vuestra casa no funciona ¿por qué creéis que en las organizaciones sí ha de hacerlo? la única manera de hacer más con menos (o, seamos realistas, de hacer lo mismo con menos) es hacerlo de una manera diferente.

Y ahí encaja mi pregunta, la Administración Pública ha optado por recortar sus presupuestos de TI sin aplicar ninguna medida de cambio ("hacer diferente") y estamos ya "llegando al hueso". 

¿Nos remangamos y racionalizamos la organización o seguimos distribuyendo la miseria? 

Ahorrar el 50% de 1 € es un gran porcentaje, sin duda, pero son 50 céntimos... ¡malditas matemáticas!... ¿Y si nos propusiéramos ahorrar el 5% de 7.500 millones de € (el presupuesto de gastos corrientes de la AGE, más o menos)  ... que son 350 millones, con una inversión de digamos 5 millones de €?  ¿qué elegiríais? 

Aquí están algunas ideas (y números) sobre esta necesidad que preparé para mi participación en el Meeting Point de Astic el pasado 4 de octubre de 2012. 
Y aquí los datos de la evolución de los entes públicos dependientes de las CCAA  .. de 1789 en 2008 a 2326 en 2012... un incremento del 30% ¡será por dinero!

Hoy una invitación musical, en la Catedral-Magistral de Alcalá de Henares las Cantatas 4, 5 y 6 del Oratorio de Navidad de J. S. Bach,  Y para los que no puedan ir, el concierto de 2007, en la misma Catedral, con el Coro de la Sociedad Bach y la orquesta filarmónica de cámara Madrid-Berlín.



martes, 6 de noviembre de 2012

Darwin en el ministerio

Esta mañana he asistido a una jornada organizada por Indra y El Nuevo Lunes en torno al tema de la "La nueva gestión de las Administraciones Públicas al servicio del ciudadano".

La mejor intervención, sin dudas por mi parte, fue la de Manuel Pimentel, exministro de Trabajo. Habló de la necesidad de reformar la administración como organización, de buscar un modelo de excelencia, de primar las capacidades directivas (recompensándolas  adecuadamente) y trasladar las capacidades operativas al sector privado... identificó, en un notable ejercicio de síntesis, el talento con la capacidad de hacer y la inteligencia con la capacidad de decidir y citó a Chesterton y a Darwin.

Señaló, que como Darwin postuló hace ya un ratito (1859) en "El origen de las especies" , no sobreviven los más fuertes, sino los que mejor se adaptan. Y la especie que no se adapta muere. Y propuso centrar los esfuerzos de esa reforma de la Administración y la aportación de las TIC a ella en conseguir la mejor administración posible.

Su intervención me recordó una ponencia que presenté hace ya 4 años, en el 2008, cuando esto de la crisis era todavía una amenaza pero ya se empezaba a escuchar lo de hacer más con menos... unas reflexiones inspiradas, justamente en las teorías darwinianas... 

Ahí van, porque, efectivamente, sólo el que se adapta sobrevive. "Crisis y selección natural" 

Y adaptarse, en las administraciones públicas, hoy, no es hacer más con menos. 
Es hacer mejor haciendo de otro modo. 

Pero, a pesar del tiempo transcurrido desde que escribí estas reflexiones la situación no ha cambiado gran cosa y planteo un par de cuestiones para vuestras aportaciones, lectores:  
¿A qué nos dedicamos los departamentos de TI de las administraciones? ¿ A qué deberíamos dedicarnos? ¿qué recursos dedicamos a una y otra parte de nuestra actividad?

El regalo musical de hoy es de Telemann, concierto para flauta, violín y cello en la mayor. El cuadro es "El pequeño flautista", de Judith Leyster.  Ya me diréis qué os parece.