martes, 18 de diciembre de 2012

Cualquiera puede mandar pero sólo algunos saben dirigir

(18/12/21012)
Esta frase la he usado en numerosas ocasiones, e incluso se la he atribuido a alguno de esos autores remotos cuyas obras no se conservan ni siquiera en su idioma original... pero en realidad es mía.

Es puro sentido común y estoy segura de que cualquiera que haya trabajado en equipo, especialmente como subordinado, se ha hecho una reflexión semejante, así que no dedicaré más tiempo a su contenido.

En realidad la he elegido para la entrada de hoy porque, contra lo que yo creía de pequeña, mandar (en el sentido de dirigir) es muy, pero que muy difícil. Creo que, en numerosas circunstancias, es más difícil que obedecer. 

Y hacerlo en la Administración Pública y en el negocio de las TIC es aún más difícil. Porque dirigir significa aunar los esfuerzos y las capacidades de un grupo de personas hacia la consecución de un objetivo común, compartido, definido por la organización. 

Plan estratégico


Con lo cual encontramos el primer escollo: ¿quién establece los objetivos TIC de nuestra organización (Administración General del Estado / Ministerio / Subsecretaría - Secretaría de Estado - Dirección General / Subdirección de Informática)? ¿quién planifica qué vamos a estar haciendo el año que viene, dentro de dos, dentro de tres? ¿quién prioriza servicios, y por tanto inversiones o gastos, cuando la demanda es superior a la oferta? ¿quién está dispuesto a recortar servicios cuando se recorta el presupuesto?

En un mundo ideal -o algo mejor que éste, simplemente- habría una planificación estratégica de arriba abajo, en la que, desde un horizonte objetivo a 3/4 años, se iría descendiendo a planes anuales y a hitos cada vez más concretos y detallados... y después un proceso de abajo arriba en el que se contrastan objetivos e hitos con recursos y capacidades, hasta tener un plan definido, un programa de trabajo.

Salvo excepciones que se cuentan con los dedos de UNA mano no lo tenemos.  Bien. ¿Qué hacemos ahora? Bueno, básicamente podemos escoger no hacer nada y dedicarnos a "apagar fuegos" o, en la medida en que nuestro conocimiento del negocio (que lo tenemos) y de la tecnología lo permitan, tratar de elaborar planes "B", que anticipen los fuegos del año próximo (o de dentro de dos...) 


Quien tiene un plan B tiene un tesoro


Y ya estamos ante el segundo escollo: ¿cómo conseguir que el equipo perciba que la elaboración de planes B es parte de la responsabilidad del directivo y también de ellos y que, además, va en su propio beneficio el hacerlo?

¿Que nadie va a venir a hacerlo y que el hecho de que otros sectores de la organización no lo hagan no puede servir de excusa acomodaticia para no hacerlo nosotros?

En este punto es donde me hago la reflexión: ¿cómo dar sentido al esfuerzo extra que supone hacer un plan B para equipos que ya están sobrecargados con un trabajo que poca gente valora? ¿cómo estimular ese plus de profesionalidad necesario para sacar adelante iniciativas que la organización desdeña en vez de impulsar? ¿cómo recompensar a esos profesionales en el modelo funcionarial de café para todos?

Sinceramente, no tengo ni idea

De momento me limito a agradecer la suerte que tengo con la gran mayoría de mi equipo y a rezar a todos los santos de mi devoción porque sigan motivándose ellos solitos cada día. 

Yo me esfuerzo en no desmotivarles... y en tener a mano un plan B conjunto.

Hoy, a juego con el doodle del 120 aniversario del Cascanueces, el paso a 2 del acto segundo, por el Ballet Clásico de Moscú.



2 comentarios:

  1. Enhorabuena Lucía. Te sigo y me encanta leer tus aportaciones que comparto totalmente.
    Por si puedo aportar, creo que un objetivo importante es que el área TIC sea valorado internamente.
    Tal y como reflejé en el Plan Estratégico TIC 2007-2011 del Ayuntamiento de Castro Urdiales.
    Cabe aquí citar la reflexión realizada por Directores de Sistemas IT en el informe GAO/AIMD-98-89 IT Performance Measurement Guide (General Accounting Office. Guía para la evaluación del desempeño de los sistemas de Tecnologías de la información, con el párrafo que reflejamos a continuación

    “ … if an IT unit was not being very successful in providing quality products and services to the rest of the organization, it had little credibility in measuring strategic contributions to mission or business results...” – Performance Mannagement – United States General Accounting Office

    Bien, y con esto anterior, busquemos ideas para aplicar :
    - Marketing del departamento TIC. Promocionar logros, participar en premios, reconocimientos
    - Conseguir subvenciones en concurrencia competitiva
    - Aportar ideas innovadoras
    - Actualmente, buscar sistemas que permitan un gran ROI (Retorno de la Inversión).

    ¡¡ Cuando consigues reconocimiento desde fuera, crece el reconocimiento interno !!

    Un saludo y enhorabuena por tus aportaciones
    Benjamín Cogollos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, tienes razón, de hecho ayer estuve leyendo (no recuerdo dónde) que para 2013 cerca del 60% de los CIOs se proponían como un objetivo la difusión y comunicación internas de su trabajo..

    Lo que ocurre es que resulta un poco desmotivador, especialmente en las administraciones públicas, frente a la valoración de otras actividades...

    ResponderEliminar

Gracias por dedicar tiempo a leer y comentar mi blog.
LEC